10 cosas importantes por las que las nuevas mamás no deben preocuparse

10 важных вещей, о которых не стоит беспокоиться молодым мамам

Es común que los padres jóvenes se preocupen por las más mínimas razones asociadas con su bebé recién nacido. Pero, de hecho, no deberías estar tan nervioso y preocupado, y en este artículo disiparemos 10 temores de las madres jóvenes.

1. Llorando

Si bien el llanto de un bebé puede ser motivo de preocupación, debe entenderse que es normal y común en recién nacidos y niños pequeños. Los niños menores de un año lloran de hambre, fatiga, pañales mojados y más. El llanto no lastimará al bebé y vale la pena recordar que algunos bebés lloran más que otros. Si el llanto se detiene justo después de que se levanta al bebé, realmente no hay nada de qué preocuparse.

2. Estornudos

Al volver a casa del hospital, el niño comienza a estornudar. Antes de ir inmediatamente al médico, por si acaso, mida su temperatura. Es decir, al estornudar, los recién nacidos limpian el sistema respiratorio de partículas perturbadoras. Los estornudos también despejan las fosas nasales. Después de amamantar, el bebé a menudo inhala y estornuda. Los estornudos solo pueden ser molestos si el niño tiene fiebre alta, nariz hinchada y llena y dificultad para respirar.

3. Lactancia materna

Muchas madres jóvenes se preocupan por la lactancia. La lactancia materna es una habilidad que tanto la madre como el bebé aprenden con el tiempo. A las madres les preocupa especialmente que el bebé no reciba suficiente comida cuando lo amamanta con regularidad y deciden amamantar o tomar fórmula con demasiada frecuencia. Sin embargo, esto no es necesario. El niño debe ser alimentado por recomendación de un médico y creer que todo estará bien.

4. Cómo acercarse al niño

Al principio, puede sentirse cansado con más frecuencia que enamorarse. Algunas mamás no sienten inmediatamente una conexión emocional con su bebé, y eso es completamente normal. Luego reconocen a su hijo y se acercan a él a través de la alimentación, los abrazos y la comunicación diaria.

5. El progreso del niño

Esta ansiedad surge especialmente entre las madres que están rodeadas de hijos de otras personas. A menudo comparan el éxito de su propio hijo con el de un amigo, y luego surgen preocupaciones reales. Los niños se desarrollan a ritmos diferentes sin adquirir ciertas habilidades.

6. Programación

Sí, es bueno tener un horario para dormir y comer porque facilita la nueva situación. Es aconsejable elaborar un cronograma desde el principio, porque se sentirá aliviado después de unas semanas. El bebé dormirá a una hora específica con despertares mínimos, y la mamá finalmente tomará un pequeño descanso.

7. Escuche a los demás

A veces no tienes que escuchar los consejos de otras personas. Cabe señalar que a todos les encanta compartir consejos, especialmente sobre cómo criar a un niño. Una mujer es madre y ella misma decide qué es lo mejor para el niño.

8. Ayuda con el niño

Cuando un niño llega a un nuevo hogar, todos quieren cargarlo y mecerlo. Si te molesta, debes decirlo abiertamente. No crea que otros se ofenderán. Comprenderán la preocupación y, con el tiempo, aprenderán a respetarla. Por otro lado, tal vez esto esté bien con mamá. Esto libera tiempo solo para ella y sus necesidades. Además, no hay nada de malo en aceptar la ayuda de otra persona para lavar, limpiar o lavar las ventanas. Una nueva mamá definitivamente necesitará ayuda en la casa.

9. Expectativas

Toda madre piensa que su hijo es el mejor, el más inteligente y el más hermoso. Y esto es para ella. Para otras madres, probablemente este no sea el caso. No espere que su hijo sea perfecto en todos los sentidos o que los demás lo noten. Deje que el niño sea ideal solo para la madre, y esto será suficiente para que él sienta su amor y calidez.

10. Pérdida de peso

¡Y no para los niños, sino para las madres! No preste atención a las fotos de mujeres famosas que perdieron peso rápidamente. Hay que tener en cuenta que estas mujeres cuentan con todo un equipo de profesionales que las atiende: nutricionistas, cocineras, entrenadoras, estilistas, peluqueras. En cambio, concéntrese en el niño. La pérdida de peso sucederá por sí sola. Es probable que mamá ni siquiera se dé cuenta de que tiene casi el mismo peso que antes del embarazo. Por supuesto, después de un tiempo, debes incluir en tu rutina un entrenamiento ligero que acelere tu metabolismo. Y no lo olvides: no es necesario comerse todas las papillas que el niño está desnutrido.

Elena, madressueltas.es

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *