10 hechos sobre el embarazo

10 фактов о беременности

En la vida de toda mujer, tarde o temprano, llega un momento en el que está lista para dar vida a una nueva persona. Un pequeño trozo de felicidad con olor a leche espera con gran impaciencia, tanto la futura mamá como el papá. Sin embargo, con la llegada de un bebé, la vida de una mujer común literalmente da un vuelco y ya no se parece en nada a la forma de ser habitual. El niño trae muchos colores brillantes a la familia. Pero, por supuesto, la vida cotidiana trae preocupaciones y problemas completamente nuevos.

Hasta ese momento, la mujer nunca había pensado en cómo cambiarían sus puntos de vista y su comportamiento. Naturalmente, tampoco hay perspectivas muy agradables de maternidad, que, por muy triste que parezca, agobian la vida de la madre. Y en algunos casos, la joven madre está deprimida. Echemos un vistazo a todos estos factores.

1. No hay suficiente tiempo

Ser mamá significa que mamá está en el trabajo todo el tiempo, día y noche. Cocine, coma, limpie, lave, planche, doble, coloque todo en los estantes, guarde los juguetes, y esta lista puede durar mucho tiempo. Todo esto lleva mucho tiempo, a veces ni siquiera un día es suficiente. Y qué podemos decir sobre el cuidado personal o el descanso. La constante falta de tiempo desequilibra a una joven madre.

2. Agotamiento de fuerzas

Dado que la maternidad es un robot muy laborioso, una mujer intenta hacer la máxima cantidad de trabajo en el mínimo de tiempo. Por eso, al anochecer, ya te sientes muy cansado, y parece que no tienes fuerzas para nada.

3. Gran responsabilidad

Ser mamá significa proteger y proteger a un niño pequeño durante casi todo el día. Una mayor sensación de miedo a las amenazas de nuestro gran mundo. ¿Podrías lastimarte a ti mismo? ¿Lo alcanzará? ¿O tal vez no está lleno?

4. Subestimación de familiares y amigos

Desafortunadamente, muy a menudo nuestros familiares no aprecian lo que hace una madre joven. No entienden y le reprochan que esté en casa y que ella pueda hacer eso, excepto para sentarse y patear al niño. Y también para reprimir moralmente, pero por qué no lo hiciste, estabas en casa, no hiciste nada en todo el día.

5. Baja autoestima

Durante la baja por maternidad, la mujer no se siente cómoda. Anteriormente, era una excelente especialista en demanda en su campo, pero ahora está en casa y nadie la necesita. Hasta que deje el decreto, ya perderá su competencia y olvidará todo lo que se ha ganado con la experiencia.

6. Dependencia económica de un marido o un trabajo a tiempo parcial

Durante la licencia por paternidad, no hay forma de ganar dinero con el resto de la familia en igualdad de condiciones. Una mujer durante este período se vuelve más irritable, ya que no se quemará para satisfacer sus necesidades al máximo. Definitivamente necesita el apoyo financiero de su esposo o seres queridos.

7. Complejos

Es tan inherente al cuerpo femenino que después del nacimiento de un niño, la figura y la forma del cuerpo cambian de configuración. Esto deja una gran huella en la confianza en uno mismo. Las madres jóvenes completan unas pocas libras ganadas, así como un cambio en la condición de la piel. Además, el cuidado de los niños constante toma todo el tiempo, por lo que no hay tiempo para cuidarse. Durante este período, una mujer se siente incómoda, no confía en sí misma y en sus fortalezas, además, a menudo se da por vencida.

8. Reducción del círculo de intereses y entorno.

Después de que una niña se convierte en madre, su círculo social se reduce considerablemente. Básicamente, este es un esposo, cansado después del trabajo y madres en el patio de recreo. El primero llega a casa del trabajo y ya no quiere hablar ni hacer nada. Y el segundo solo está interesado en cuándo se sentó el hijo de otra persona, cuándo se levantó y si tuvo cólicos y cosas por el estilo. Además, Dios no permita que el hijo de alguien lo haga antes que el de ellos.

9. Deterioro de la salud

En el ritmo frenético de la madre, es imposible no notar el deterioro de la salud de la madre. Dolor posparto, dolor de espalda, falta crónica de sueño y cortes y heridas durante la cocina y otras tareas del hogar, que generalmente se hacen con prisa.

10. Falta de régimen

Criar a un hijo es un trabajo 24 horas al día, 7 días a la semana Y no hay forma de establecer ningún modo o horario. Como no planifica sus asuntos, todavía no funciona como estaba planeado. A menudo, en este ritmo, todos se olvidan de las cosas principales.

La maternidad es un período muy difícil en la vida de una mujer, y es durante este período que necesita el apoyo y la ayuda de su familia y amigos, y especialmente de su esposo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *