El embarazo es una época de emociones

Беременность – время эмоций

Entonces estás embarazada. Dos tiras reactivas de embarazo tan esperadas (y tal vez completamente inesperadas), así como su ginecólogo, le trajeron esta sorprendente noticia.

El primer embarazo, incluso uno muy esperado, es un shock. ¿Qué sientes? ¿Alegría, miedo, preocupación? ¿Todo esto al mismo tiempo? Bueno, tienes todo el derecho a hacerlo, porque estás embarazada. Aunque exteriormente es casi invisible, dentro de su cuerpo hay un trabajo serio en marcha: la preparación para tener un bebé. Y estos cambios no pueden dejar de afectar sus sentimientos y emociones.

Casi todas las mujeres embarazadas recuerdan que su embarazo estuvo acompañado de nuevas preferencias gustativas, un cambio en la percepción de los olores. Las emociones de una mujer embarazada pueden cambiar de manera aún más extraña. Después de todo, el embarazo es un estado mental especial. Alguien está listo para compartir su alegría con todo el mundo, pero ¿tal vez quieras mantener tu nuevo estado en secreto, protegiendo a tu bebé? Ambos son perfectamente normales.

Las emociones de una mujer embarazada pueden cambiar de manera especialmente dramática en la primera mitad del embarazo. De repente, puedes romper a llorar cuando escuchas música conmovedora o reír cuando ves a un gatito jugando. Está bien, el embarazo conduce a fuertes cambios hormonales que no pueden dejar de afectar las emociones.

En la segunda mitad de su embarazo, lo más probable es que esté un poco más tranquila. Ya se siente cómodo con su nueva posición. Ahora en primer plano: nuevas tareas. Te preocupas por tener todo lo que necesitas listo para el nacimiento del bebé. Y ahora ya comenzaron las reparaciones en la guardería, hace listas de las compras necesarias, lee libros y revistas sobre la crianza de los niños, se comunica en foros de Internet. Guiada por el instinto maternal, te preparas para que nada te distraiga del cuidado del hombrecito en los primeros días de su vida.

Y, por supuesto, experimentarás dudas, ansiedad y miedo. ¿Saldrá bien el embarazo? ¿Nacerá sano el bebé? ¿Y si pasa algo? Son experiencias normales, porque ya amas a tu bebé, quieres cuidarlo.

Definitivamente habrá un par de amigos «amistosos» que te contarán algunas «historias de terror» sobre lo terrible que puede ser el parto. Trate de tratar esto con humor, porque la risa vence al miedo. Cuando estaba embarazada, mi amiga empezó a contar lo terrible que era nuestro hospital de maternidad local, donde estaba a punto de dar a luz. «Vamos, vamos», le dije, «dame un susto de muerte, y daré a luz aquí y ahora». Inmediatamente se disculpó y cambió de tema. Por cierto, el hospital estuvo excelente y di a luz sin complicaciones.

«¡No debes preocuparte, es malo para el niño!» Usted mismo lo sabe, pero no es tan fácil controlar las emociones de una mujer embarazada. Cuando eso falla, te pones aún más nervioso. ¡No te asustes! Eres una persona viva, en tu vida y en la vida de tu bebé habrá alegrías, tristezas, risas y lágrimas. Cuando estás triste o preocupado, la personita que llevas dentro aprende a sentir contigo. Solo dale palmaditas en la barriga y di: “¡Oye, bebé! ¡Todo estará bien!»

Elena, madressueltas.es

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *