El parto sin dolor es natural

Роды без боли – это естественно

El embarazo es sin duda una situación maravillosa para una mujer, llena de momentos inolvidables. Qué increíble sentimiento de felicidad una niña que ve dos preciadas tiras en la prueba. Cómo ella, conteniendo la respiración, mira el punto parpadeante en la pantalla de la máquina de ultrasonido: ¡el diminuto corazón de su bebé late allí! ¡Y cuál es la indescriptible dicha de las primeras patadas!

Pero cuanto más cerca aparece el bebé, más a menudo se preocupa la futura madre por el proceso de dar a luz al bebé. Después de leer historias de terror en Internet y escuchar a amigos más experimentados, una mujer que parece estar cansada de caminar embarazada incluso tiene miedo de pensar en lo que le espera. La mayoría de las niñas embarazadas están seguras de que el parto es terriblemente doloroso. Pero el dolor del dolor es diferente. El dolor puede ser devastador, por ejemplo, con una fractura, un hematoma o una enfermedad. El dolor en el parto es de un tipo completamente diferente, es creativo. Ella acompaña el nacimiento de una nueva vida. Y depende solo de la mujer en trabajo de parto qué tan intenso será el dolor del trabajo de parto.

En la primera etapa del trabajo de parto, las contracciones, la respiración correcta y la capacidad de relajarse son importantes. La mayoría de las niñas, en el pico de la contracción, tensan todos sus músculos, aprietan las mandíbulas. Esta táctica es fundamentalmente incorrecta. Debe recordarse que durante el trabajo de parto, ocurre el proceso más importante en el parto: la apertura del cuello uterino. Y la tensión de los músculos (y especialmente el cierre de las mandíbulas) impide la libre apertura y relajación del cuello. La respiración correcta durante el parto se enseña en cursos para mujeres embarazadas. Por lo tanto, no debes descuidarlos. En el pico de la contracción, puede cantar, extraer sonidos. Puedes imaginar un capullo de flor desplegable, ayudando así al cuello uterino. Cuando el cuello se abre 10 cm, la primera etapa del trabajo de parto se reemplaza por la segunda, intentos.

Durante los intentos, el dolor es reemplazado por una sensación de aumento de la presión interna. Este período es difícil para el bebé, porque comienza su camino hacia la salida. Aquí es importante seguir las instrucciones de la partera que da a luz y no olvidarse de la respiración adecuada.

La tercera etapa del parto, el exilio, se divide, a su vez, en varias etapas. El más doloroso de ellos es la erupción de la cabeza. En esta etapa, aparece la cara y luego toda la cabeza del bebé. El dolor durante la erupción es más intenso, pero de corta duración. Después del nacimiento de la cabeza, salen los hombros y luego todo el cuerpo del bebé. El nacimiento de un niño va acompañado de la liberación de una poderosa dosis de hormonas en el torrente sanguíneo, lo que provoca una sensación de felicidad sin precedentes.

La cuarta etapa del parto: el nacimiento de la placenta, por regla general, es el menos notable para la madre recién nacida, absorbida por su hijo recién nacido. Se pone al niño al pecho, la madre inhala su aroma único, y todo el dolor se olvida milagrosamente.

Es importante prepararse para un curso y un resultado exitosos del parto. Los psicólogos han demostrado que es el estado de ánimo interior de una mujer lo que determina en gran medida la naturaleza de su parto.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *