Fiebre y embarazo: ¿cómo salvarse?

Жара и беременность: как спастись?

Habiendo encontrado dos tiras en la prueba y habiendo calculado todo de antemano, te diste cuenta con horror de que tendrás que cuidar el embarazo en verano. Y en el verano te esperará el sol insidioso y el calor insoportable. ¿Cuál es el placer del descanso y el verano? ¡Absolutamente ninguno! ¿Es realmente tan triste y tan triste? Los riesgos y peligros están en todas partes y siempre. ¡Y más aún cuando tocan a una mujer embarazada!

Estamos acostumbrados al frescor, porque nuestro cuerpo no ve calor ni sol durante todo el año. Por lo tanto, cuando la temperatura sube a 30 grados, el cuerpo comienza a funcionar de una manera muy diferente. Está estresado y su frecuencia cardíaca aumenta tanto que incluso la presión aumenta demasiado rápido. Por lo tanto, las mujeres embarazadas corren el riesgo de sufrir complicaciones como la exacerbación de las varices, el edema y la aparición de manchas de la edad.

¿Cómo se puede salvar a una mujer embarazada del insoportable calor?

1. No debe aparecer al sol entre las 11 am y las 5 pm. Es mejor estar en las sombras, por tu propia seguridad.

2. Ventile la habitación con la mayor frecuencia posible. La entrada de aire fresco seguramente traerá frescura y frescura a la habitación.

3. Utilice su aire acondicionado con prudencia. No debe estar en las inmediaciones de él. El régimen de temperatura no debe caer dentro de los 10 grados por debajo de la temperatura exterior.

4. Respire profundamente. Trate de elegir la ropa interior adecuada que proporcione flujo de aire, en otras palabras, simplemente respirará.

5. Renuncie a los olores fuertes de los perfumes, etc. Pueden provocar vómitos en un cuerpo embarazada.

6. Lleve consigo una botella de agua y toallitas húmedas y secas en todo momento.

7. Dúchese con tanta frecuencia como desee. Esto no es solo un frescor salvador, sino también una higiene personal.

8. Quite todo lo que sea vergonzoso u obstaculizador. Pueden ser sandalias, pantalones y anillos. Durante el embarazo y el calor, el cuerpo puede hincharse, así que asegúrese de no estorbar.

9. Descanse lo suficiente, si es posible en la naturaleza. Nada si quieres, simplemente no te seques el traje de baño, sino cámbiate de traje de baño para que Dios no te permita resfriarte.

10. Trate de beber más y comer más frutas y verduras cuando hace calor, y rechace completamente los alimentos pesados, especialmente los fritos. La carne también se tolera mal en el calor.

Trate de escuchar a su propio cuerpo y asegúrese de seguir todos sus deseos e instrucciones. Entonces, incluso en verano, el embarazo transcurrirá sin complicaciones y ¡estará feliz de disfrutar del clima y la naturaleza que la rodea!

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *