Por qué un niño se vuelve desagradable: 10 razones del mal comportamiento

Почему ребенок стал несносным: 10 причин плохого поведения

Gritar no ayudará en nada. Si el niño se comporta de manera inapropiada, la gran mayoría de los padres intenta resolver el problema gritando y moralizando. De hecho, debe buscar las razones de este comportamiento en sus propias actividades.

¿Cuál es la fuente de la desobediencia de los niños?

1. Falta de cuidado y atención

En la infancia, es muy fácil para un niño llamar la atención de sus padres. Esto se hace llorando y gritando. Pero, a medida que crece, este método deja de funcionar. En consecuencia, las tácticas están cambiando. Al querer ser escuchado, el niño puede recurrir al vandalismo y las rabietas. Lo único que necesita en este caso es finalmente encontrar tiempo para su hijo.

2. Restricciones permanentes

Muchos padres piensan erróneamente que cuanto más estrictos se comporten con el niño, mejor para él. Esto no es enteramente verdad. Los niños que crecieron en medio de prohibiciones a menudo crecen tímidos y pasivos. Están completamente desprovistos de ambición. En consecuencia, no podrán lograr el éxito en la vida.

Naturalmente, debe haber disciplina. Pero es vital entender que la guardería no es una celda de prisión. Es importante no prohibirle al niño hacer nada, sino formar en él el sistema correcto de valores.

3. Características de la edad

Estas son las etapas «estándar» del desarrollo de un niño. Para la edad de tres años, el ignorar las solicitudes y la terquedad son características. A los 7 años, la descendencia puede volverse inquieta, retraída, reservada. Debe elogiar a su bebé tanto como sea posible y no perder el optimismo. A cualquier edad, es importante mostrar interés por las necesidades del niño, estar al tanto de su vida y experiencias.

4. Celos

Por un lado, el niño puede entender que los padres todavía tienen muchas cosas que hacer y de las que preocuparse. Pero eso no disminuye sus preocupaciones sobre sus «desviaciones». A menudo, un niño siente dolor y resentimiento cuando mamá y papá elogian a los hijos de los vecinos, pero se olvidan de él. El tormento también puede ser causado por la falta de voluntad para escuchar sus necesidades. Muchos niños odian a sus padres por estar constantemente en el trabajo.

5. Hiperactividad

Ni siquiera deberías enfadarte con esos niños. El incontenible flujo de energía que brama en su interior provoca bromas. Por eso es muy importante crear un ambiente tranquilo e íntimo en casa. También puede orientar la energía del niño en la dirección correcta: entréguela a un círculo o sección.

6. Custodia excesiva

Muchos consideran que esta es una actividad «buena». Sin embargo, un niño mimado rara vez agradece a sus padres por tal actitud. Todo lo contrario. Crece agresivo e incontrolable. Y lo más importante, egoísta. Las relaciones con los compañeros se están desarrollando muy mal. Hay una falta de adaptación a la vida. Hay que decirle no a la sobreprotección. Y déle al niño la oportunidad de mostrar independencia.

7. Régimen autoritario en la familia

La subordinación y las reglas son geniales. Sin embargo, no se debe reprimir su voluntad en un niño. También se prohíbe el trato severo. De lo contrario, existe la posibilidad de criar a una persona tímida, retraída, motivada, sin ambición ni fuerza de voluntad, que nunca se realiza en la vida.

8. Clima familiar desfavorable

A menudo, un niño puede comenzar a «rebelarse» contra el divorcio de los padres o ver otros conflictos familiares. Sin embargo, también es posible otra desviación en el comportamiento. El niño puede ponerse nervioso, retraído. Nunca debes entrar en conflicto frente a un niño. Si esto sucede, vale la pena dar un buen ejemplo de cómo resolver las diferencias.

9. Trabajo excesivo

El estrés emocional y físico puede afectar negativamente la psique de una personita. De ahí el comportamiento defectuoso. Es necesario establecer un régimen diario para la descendencia, darle suficiente descanso, distribuir correctamente su trabajo mental y físico.

10. Agresividad

Algunos padres «pecan» al descargar su ira e insatisfacción con la vida en sus hijos. Como resultado, el niño puede adquirir una baja autoestima. Es decir, se acostumbrará a ser víctima. Este modelo continuará en la vida posterior.

Debes pensar en la corrección de tus propias acciones. El comportamiento del niño es un reflejo de las acciones de los padres. Es por eso que, habiendo notado desviaciones en él, primero debe pensar en la corrección de sus acciones.

Elena, madressueltas.es

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *