Tener un bebé: el aspecto espiritual del parto

Рождение малыша: духовный аспект родов

Toda futura madre se preocupa por la pregunta: ¿qué hacer para que el parto sea lo más fácil posible? Esto puede parecer inusual, pero uno de los puntos más importantes es cómo la mujer se relaciona con el parto. Numerosas observaciones indican que el proceso del curso y el resultado del parto dependen en gran medida de cómo se sintió la mujer con respecto a su embarazo, así como de cómo percibe el proceso del parto en sí.

Dar la vida es la misión principal de la mujer, que su vida terrena estaba destinada a cumplir. El parto es una línea sagrada, cruzando la cual, “solo una mujer” se convierte en madre, “solo un hombre” se convierte en padre. El nacimiento de una nueva vida, el verdadero milagro de esta acción radica en el hecho de que hasta entonces, sólo «dos» se hacen responsables de una nueva alma viviente que nace en su familia.

Hoy, más que nunca, es importante entender que el parto no es solo una especie de acto médico, sino sobre todo, un acto espiritual, y esta espiritualidad es la base de todo el proceso, y la comprensión existente del parto como un puro El proceso mecánico es profundamente erróneo y pernicioso.

Tener un bebé: el aspecto espiritual del parto

Pasemos a la historia. ¿Quién ayudó con el parto en el Antiguo Egipto? Miriam, Yocheved, Shifra, Pua: todas estas son mujeres que se encuentran en el nivel más alto de espiritualidad. Ellos, como nadie, conocieron el misterio del parto, lo que les dio la oportunidad de brindar apoyo a la mujer en trabajo de parto, inculcarle tranquilidad, confianza en sí misma y comprensión de lo que estaba sucediendo. No hace falta decir que reinaba la atmósfera durante ese parto: ¡un verdadero milagro de una nueva vida!

Cuando una mujer moderna deja su casa para ir a un hospital de maternidad, también necesita este sentimiento de santidad, un sentido del significado espiritual y sagrado de lo que le está sucediendo. Desafortunadamente, todo esto a menudo se borra mediante una serie interminable de procedimientos médicos de maternidad, hay una cierta sensación de una «cinta transportadora» sin rostro. Y, sin embargo, no debería permitirse tal borrado. El parto es un sacramento, el final de una larga etapa del embarazo de la mujer y, al mismo tiempo, es el comienzo.

El parto de una mujer es una condición muy especial. Dicen que durante el parto, una mujer se convierte en socio pleno de las Fuerzas Superiores, Dios, el Universo. Ella es un instrumento para el cumplimiento de la voluntad divina, el camino elegido por el Creador para la aparición de una nueva vida humana en el mundo. Al realizar el acto del parto, una mujer participa del milagro de la Creación y el Nacimiento.

Tener un bebé: el aspecto espiritual del parto

Una mujer fue llevada al hospital por la noche para dar a luz. El parto aún no había llegado, y alrededor de las siete de la mañana vino a verla su madre, ya una anciana, una abuela. Entró a la habitación para animar a su hija. Al salir de allí, la mujer les dijo a los médicos que su hija pronto daría a luz.

– ¿Cómo lo sabes? – la enfermera se sorprendió. – ¡Aún no lo hemos probado!

– Su rostro está brillando.

La madre tenía razón: el niño nació en un cuarto de hora. Esta mujer conocía el secreto del nacimiento: en el momento más decisivo, un resplandor especial envuelve a la mujer en trabajo de parto. Como dicen muchas veces quienes han visto el parto, siempre sucede.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *