Toxoplasmosis durante el embarazo, ¿o cuál es la culpa del gato?

Токсоплазмоз при беременности, или в чем виновата кошка?

Dicen mucho sobre la toxoplasmosis durante el embarazo, le tienen miedo. A menudo, una mujer, al enterarse de que ha llegado un embarazo, intenta deshacerse de un gato o un gato que vive en su casa. Pero, ¿la toxoplasmosis es realmente tan terrible y qué tiene que ver la familia felina con ella? Vamos a averiguarlo.

¿Qué es la toxoplasmosis y de dónde proviene?

La toxoplasmosis es una enfermedad humana o animal causada por parásitos. Lo interesante es que el objetivo final (es decir, un lugar para vivir y reproducirse) es el felino, mientras que los humanos, las aves y los animales son solo intermediarios.

Los síntomas de la enfermedad en humanos no se manifiestan claramente y, a veces, el curso de la enfermedad es generalmente asintomático o hay síntomas inespecíficos por los que es difícil sospechar toxoplasmosis. Estos son fatiga, baja temperatura de las fibrillas, dolores de cabeza, agrandamiento de los ganglios linfáticos (cervicales u occipitales).

Solo en casos raros y severos puede haber fiebre intensa, dolor articular y muscular y una erupción manchada. El resultado más indeseado de esta enfermedad es el daño al sistema nervioso (meningoencefalitis). Esta forma de la enfermedad se puede observar en personas con inmunodeficiencia.

En cuanto al gato, durante la infección inicial con el parásito, los ganglios linfáticos aumentan, si la forma de la enfermedad es aguda, se notan el enrojecimiento de los ojos y la secreción nasal, así como la diarrea a corto plazo. Pero a menudo, como en los humanos, la toxoplasmosis en un gato es asintomática.

¿Deberías deshacerte de tu gato?

Resulta que no todo es tan peligroso en absoluto. El riesgo para el desarrollo y la vida del feto es solo la infección primaria de una mujer con toxoplasmosis durante el embarazo. Resulta que si la futura madre ya se había encontrado con este parásito, había estado enferma, ahora no tendrá ningún efecto en el feto. Pero incluso con la infección primaria, el riesgo de infección del feto se expresa en las siguientes cifras:

• en el primer trimestre – 15-20%;
• en el segundo – 30%;
• en el tercero – 60%.

Como podemos ver, el riesgo de infección aumenta en proporción a la edad gestacional, pero la gravedad de las manifestaciones clínicas disminuye.

Las consecuencias más graves de la toxoplasmosis primaria durante el embarazo ocurren en el primer trimestre. En este caso, el feto desarrolla malformaciones incompatibles con la vida. Si la infección se produjo antes de las 24 semanas, los médicos insisten en interrumpir el embarazo. Pero si lo rechaza, serán tratados. La infección al final del embarazo puede no manifestarse de ninguna manera y la enfermedad pasará desapercibida.
Después de la infección inicial con el parásito, es mejor planificar el embarazo no antes de seis meses después.

La mejor parte de esto es que una persona que ha tenido esta enfermedad recibe inmunidad de por vida.
Puede averiguar si ha tenido toxoplasmosis mediante un análisis de sangre.

Lo que también es importante es que la toxoplasmosis es muy fácil de «contraer», es decir, este parásito es muy común. Y si es así, entonces la mayoría de las mujeres lo han tenido sin saberlo, en forma latente incluso antes del embarazo, y ahora tienen inmunidad, por lo que no le temen a ninguna toxoplasmosis durante el embarazo, ¡al igual que los felinos!

Si desea saber el género de su hijo, aquí hay un enlace: http://www.cosmetics-fashion.ru/zdorove/kak-opredelit-pol-budushchego-rebenka.html. Aquí se presentan diferentes métodos, por lo que seguramente encontrará el suyo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *